bootstrap navbar

Interviews

Entrevista.

Diario Diagonales.
La Plata, Argentina

Llegan a La Plata los Restatos y sumanes


“Fue sin querer” es la primera frase que se le ocurre al diseñador gráfico Juan Carlos Federico cuando se le pregunta desde cuándo y cómo se volcó hacia la ilustración. Al momento de explayarse con la respuesta, explicó con detenimiento su historia: “El primer juego lo hice para mi hijo Joaquín, no tenía un objetivo comercial y como él estaba en primer grado lo llevó al colegio y lo usaban en su curso. Después creé un blog, que se difundió solito y la gente me empezó a seguir. Yo no me dedicaba profesionalmente a ilustrar, pero con esto surgieron algunos trabajos como ilustrador”.

Algunas de sus producciones se podrán apreciar desde hoy, a las 19, en el espacio de arte 1887 (6 esquina 56), ya que en ese lugar Juan Carlos Federico inaugurará su exposición Restatos y sumanes, que permanecerá abierta hasta el 12 de marzo.


–¿Qué son los restatos y sumanes?

–Son ilustraciones que empecé a realizar hace un par de años. Son fotomontajes, una especie de collage, por definirlo de alguna manera. Tienen ese nombre porque los hice para un juego didáctico de cartas para niños, que aún no salió y que sirve para hacer sumas y restas mentales, para chicos de escuela primaria.

Al momento de explicar la técnica que utiliza, el diseñador gráfico e ilustrador primero la define como “collage o ensamblaje digital”, que consiste en “tomar fotografías e ir ensamblando partes. Hay partes en que el dibujo es digital, todo por computadora y la mayor parte es el ensamblaje". A medida que pasó el tiempo, Federico continuó haciendo este tipo de ilustraciones: “Ya hay cientos de estos bichos y algunos tienen historias propias, evolucionan o pertenecen a cuentos”.


–¿Sus creaciones aparecen en libros de otros autores o en libros suyos?

–Estoy haciendo los dos primeros libros de otros autores, encargados por editoriales. Y estoy desarrollando un libro donde aparecen muchos personajes que van a estar en la muestra. La historia trata sobre un mundo en donde los metálicos (restatos) prohíben la música y surge un héroe que pertenece a los sumanes. Este héroe busca una solución y salva a los personajes. Todavía lo tengo en proceso, probablemente se edite a mediados de este año y va a estar acompañado con productos relacionados, como por ejemplo un juego de cartas.



El diseñador insiste en afirmar que “esto surgió sin querer” y que si bien dedica “buena parte” de su tiempo a este trabajo, como su otra área profesional fuerte tiene que ver con la editorial, “las dos cosas no son muy lejanas: me permite que sea autor de los libros, los diseño y también los ilustro”. Pero también reconoce que si se pone a pensar “tiene sentido a donde llegué, porque todo esto se originó años atrás, en la Facultad, donde había un práctico en el que teníamos que trabajar con la técnica del collage. Una de las formas de abordarlo era bajo la orden de alguien, que en mi caso fue mi hijo, que proponía un objeto para desarrollar un personaje y los alumnos tenían que adaptarse a eso”.


Su primer hijo Joaquín (también es padre de Lucila y Agustina) se siente “muy protagonista de este proyecto y para mí también lo es, porque las primeras cosas las hice casi jugando con él”, cuenta el diseñador, que también creó muñecos y esculturas, en las cuales piensa avanzar, y que fueron fabricadas con metal y con papel maché.


La muestra que se inaugura hoy será la tercera que realiza Juan Carlos Federico, quien ya que expuso sus trabajos en Buenos Aires y, por primera vez en México, en el marco del Festival Internacional Vibra 2008. Además, el diseñador fue contratado para las campañas del transporte Australia y por Volkswagen para los avisos navideños. Para aquellos que visiten Restatos y sumanes y deseen conocer más acerca de las creaciones de este diseñador e ilustrador argentino, pueden ingresar al sitio www.juancarlosfederico.com.ar.


Aunque resulte “difícil” definir a sus producciones, Federico invita a todos los platenses a su muestra porque verán “personajes un poco absurdos y que están compuestos por elementos ajenos a ellos mismos, como por ejemplo una vaca hecha con pelotas de béisbol”.